7 maneras fáciles de aumentar las ventas de tu negocio

Cómo aumentar las ventas

Tanto si vendes en visitas personales, si lo haces en tu comercio o incluso a través de tu página web, siempre hay nuevas formas de aumentar tanto las ventas como el beneficio que obtienes por cada una de ellas. Incluso, si no te va mal con tus ventas actuales, no te hará daño probar nuevas estrategias con las que logres incrementarlas todavía más.

Si continúas leyendo este artículo, encontrarás algún ejemplo eficaz que puedes llevar a cabo fácilmente por un coste reducido, para conseguir vender más.

 

Céntrate en tu cliente

El marketing generalista, pasó a la historia. En la actualidad, cualquier negocio (sobre todo los más pequeños) necesita identificar las necesidades de un grupo de clientes para poder crear y dirigir hacia ellos una estrategia de ventas personalizada.

La gente no compra productos, compra soluciones a sus problemas, pero no podemos ofrecer una solución, si desconocemos que problemas tienen nuestros clientes y cómo podemos ayudarlos.

Es necesario que empieces a determinar cuál es tu cliente objetivo y empieces a descubrir sus hábitos, necesidades y prioridades para poder ofrecer una solución perfecta a que le satisfaga plenamente. Si intentas llegar a todos los segmentos de clientes generalistas perderás fuerza intentando abarcar un mercado demasiado grande para tus recursos.

 

Vende soluciones

Como veíamos en el punto anterior, la gente compra productos o servicios que les resuelvan un problema. Tómate un momento y piensa en lo último que compraste, francamente ¿Qué te llevo a adquirid ese producto y no otro?

Sin duda el precio siempre es importante en una decisión de compra, pero también es cierto que existen otros factores que influyen en el comprador y que tiene que ver con sus necesidades específicas.

Con todo esto lo que quiero decir, es todo el marketing que realices deben estar enfocado en la “solución y beneficios” que tu producto o servicio ofrece al mercado al que te estás dirigiendo.

 

Ofrece algún incentivo para comprar

Es normal que los clientes duden a la hora de comprar un producto o servicio, por eso es buena idea ofrecerles un incentivo a hacerlo en forma de oferta. Esto le hará pensar en la oportunidad que están perdiendo si no realizan la compra en este momento.

Podemos ofrecer diferentes tipos de incentivos, como por ejemplo:

  • Envío gratis. La palabra gratis siempre atrae.
  • Ofertas por tiempo limitado.
  • Un regalo a los 20 primeros clientes.
  • Promociones basadas en fechas (Día del padre, madre, enamorados, navidad, Black Friday, etc.).
  • Por la compra otro artículo relacionado de regalo.
  • Muestras de productos.
  • Ofertas de facilidades de pago.

Este tipo de incentivos suele funcionar bien, pero sobre todo son muy útiles para empresas nuevas que quieran darse a conocer.

 

Productos complementarios

Esta técnica es muy utilizada en tiendas online, pero podemos trasladarla al negocio tradicional con facilidad. Básicamente consiste en ofrecer al comprador de un producto, otra serie de artículos relacionados con la compra o que incluso la complemente.

Un ejemplo es, una tienda de instrumentos; que cuando venden una guitarra eléctrica, lo normal es que le ofrezcan al cliente, un amplificador, una funda, una correa o simplemente un juego de púas para tocarla.

Otro ejemplo muy reconocido es el de los restaurantes de comida rápida. Siempre que compramos una hamburguesa, nos preguntan por la bebida, si queremos patatas fritas o algún postre. Funciona tan bien, que ya damos por hecho de antemano que vamos a comprar todo el pack.

Para llevar a cabo esta estrategia, tan solo tienes que identificar los productos que complementan a los artículos o servicios más vendidos.

 

Crear un programa de fidelización

Conseguir que los clientes nos sigan comprando con asiduidad es uno de los pilares que hará crecer nuestro negocio. Y la realidad es que un cliente que nos compra una vez y queda satisfecho con el producto o el servicio, generalmente lo volverá a hacer con facilidad.

Pero la fidelidad de los clientes, hoy en día es muy efímera. No debe de extrañarnos que en su siguiente compra elijan otro proveedor simplemente por una mínima diferencia de precio, por algún servicio añadido o por una la experiencia de compra diferente.

Para evitar la fuga de clientes, debemos de hacer ver al cliente que lo apreciamos y que queremos animarle a que nos siga comprando. Para esto, nada mejor que ofrecerles un programa de fidelización que recompensen sus compras en forma de premios, descuentos o cualquier tipo de incentivo.

Está demostrado que estos programas no solo funcionan, sino que además consiguen que el cliente gaste más en  nuestro negocio. Solo debemos de tener en cuenta que este tipo de alicientes para el cliente no funcionará si nuestro producto o servicio no es de calidad.

 

Trabaja las referencias

Un futuro cliente al que te vas a dirigir de parte de una persona de su confianza, es sin duda una de las mejores posibilidades que nos podemos encontrar para cerrar una venta. La gente que te conoce por la recomendación de un tercero (lo que se conoce también como el boca a boca) sin darse cuenta se encuentran más predispuestos que otros para comprarte.

Si bien este proceso se produce de forma natural debido a tu buen hacer, es muy importante crear tus propias estrategias para animar a tus clientes a que te recomienden a los demás.

Esto se puede hacer principalmente de dos formas. La primera es perder el miedo a pedir referencias, un cliente satisfecho no suele poner impedimentos para dártelas. No obstante también puedes animarles a hacerlo ofreciendo algún tipo de incentivos, como regalos o futuros descuentos.

 

Incentiva a tus vendedores

Prácticamente todas las grandes marcas lo llevan a cabo, porque consigue que los vendedores se esfuercen más. No todos los pequeño negocios cuentan con una fuerza o departamento de ventas, pero siempre podemos ofrecer (incluso a todos los empleados) algún tipo de “premio” o “incentivo” por traer clientes

Crea tu propio programa donde recompenses las ventas, bien una a una o por alcanzar un volumen determinado, eso sí, para que funciones tiene que ser sencillo, llamativo y no imposible de alcanzar.

 

Promociona las promociones

Si estas pensando en realizar algún tipo de promoción, los primeros que lo tienen que saber son tus clientes, no esperes a que se enteren solo cuando lleguen a tus instalaciones o lo vean en un anuncio publicitario. Dales la primicia de la futura promoción. Si no lo puedes hacer en persona mándales un email, publícalo en tus redes sociales o realiza algunas llamadas.

Descubrir un producto nuevo, o una promoción interesante para un cliente habitual, siempre es un buen motivo para volver a comprarte.

 

 

Como hemos podido ver, existen muchas maneras de aumentar las ventas prácticamente con más imaginación que esfuerzo.

Muchas veces solo con cambiar el enfoque de nuestras políticas de promociones y descuentos conseguiremos atraer más clientes, que a su vez debido a los alicientes que les ofrecemos nos compraran más veces y en mayor cantidad. Si sabemos utilizar nuestros recursos para llegar a más consumidores y conseguir su lealtad estaremos en el camino para crear un gran negocio.

 

 

7 maneras fáciles de aumentar las ventas de tu negocio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies