10 habilidades básicas para un profesional de la venta

Habilidades básicas para ser vendedor

Hay muchas maneras diferentes de enfocar el trabajo de un comercial, pero todas dependen de las mismas habilidades básicas de ventas. Ten en cuenta que se trata de habilidades, no de talento. El talentos es innato, pero las habilidades se aprenden y se practican. Cualquiera puede aprender a ser un vendedor efectivo, y los buenos vendedores pueden convertirse en grandes vendedores si perfeccionan las 10 siguientes habilidades de venta.

 

Ten confianza en ti mismo

La confianza en sí mismo, es la habilidad más importante que cualquier vendedor tiene que saber cultivar. Porque gran parte del éxito se basa en la persistencia. De nada sirve que domines todas las habilidades de venta que repasaremos en este artículo, pero ten en cuenta que si te rindes al primer “no”, nunca tendrás la oportunidad de poner en práctica otras habilidades. La primera vez que te pones en contacto con un prospecto, puede que no quieran hablar contigo porque están teniendo un mal día, o porque simplemente está ocupado en ese momento. Pero puede que si vuelves a llamar en otro momento, puedes captar su interés en tu producto o servicio.

La confianza en ti mismo no termina aquí. Si tú crees en ti mismo y en tu trabajo, también creerás en el producto que vendes. Esto te va a ayudar a proponer cierres de ventas con más confianza, lo que es fundamental para el éxito de tu trabajo o negocio.

 

Saber escuchar

La mayoría de los vendedores son grandes conversadores. Pero, por bien que se te de hablar, no tendrás ningún éxito si no te detienes a escuchar un poco.

Es necesario dedicar un tiempo para hacer las preguntas adecuadas a tus prospectos y escuchar con atención las respuestas que te dan. De esta forma, no solo le estas mostrará el respeto que les tienes, sino que además empezaras a conocer de primera mano lo que necesitan y lo que quieren.

Pero ten en cuenta que un buen comercial debe de tener excelentes habilidades de escucha para no solo comprender lo que dice la persona con la que conversa, sino también lo que no dice. Es muy importante saber que la gente se comunica y expresa de de muchas formas. Muchas veces su lenguaje corporal dice mucho más que sus palabras. Para un buen vendedor, saber reconocer el lenguaje corporal es muy importante.

 

Empatía

Si ya es primordial saber ponerse en el lugar de otra persona para conocer cómo piensa y como se siente, es especialmente importante en el caso de un vendedor.

Cuando logres saber lo que las personas pueden estar pensando y comprender cómo se pueden sentir, sabrás orientar la conversación de manera productiva.

Empatizar con una persona, puede ayudarte a descubrir motivaciones, puntos débiles y las cosas que realmente necesita, lo que te otorgara una mejor idea de cuándo puede seguir adelante o cuándo tienes que replantear la entrevista de ventas.

Lo más importante es que la empatía te ayudara a crear relaciones significativas y fidelizar a tus clientes. Un comprador, puede que dentro de un tiempo no recuerden lo que dijiste, pero ciertamente recordarán cómo los hiciste sentir.

 

Habilidades de comunicación

Ya sea en persona, o a través del teléfono en una llamada en frio, nuestro tono de voz, el volumen y el ritmo con el que hablamos son habilidades de ventas sorprendentemente increíbles.

Muchas veces, la forma en que dices las cosas, puede ser más importante que lo que dices.

Pero un buen vendedor también debe de saber interpretar el tipo de comunicación de cada cliente. Si tratamos con una persona que es extremadamente formal y cortés, seguramente querrá que le hablemos de forma similar; si son más informales y tienden a bromean, quizás estén más predispuestos ante una charla un poco más informal.

Aprende a hablar con comodidad y claridad, no utilices un tono bajo, apagado y monotono.

 

Capacidad de persuasión

Las emociones son el motor de las ventas. Hay un viejo dicho en este mundo que dice: “Las características dicen, los beneficios venden”.

Las características son simplemente datos sobre tu producto o servicio. Las beneficios, es la parte que el cliente encuentra que le puede ayudar a solucionar su problema. En definitiva, son sus connotaciones emocionales.

Por ejemplo, un sistema de frenado inteligente es una característica de un coche… ¡poder evitar un accidente ante una situación inesperada es una ventaja!

La persuasión es la capacidad con la que consigues transmitir estas emociones al cliente. Si consigues lograr que tus clientes potenciales sientan lo maravilloso que será poseer su producto y lo bien que les ira si deciden comprarlo, entonces lograras vendérselo.

 

Habilidades de demostración

Para vender muchos productos, la realización de una buena “demo” es fundamental para iniciar un proceso de ventas. Para esto, no solo tienes que conocer tu producto, sino que tienes que saber mostrar sus capacidades y beneficios de manera efectiva.

Las demostraciones son siempre un desafío, porque el comercial tiene que descubrir primero qué beneficios serán más importantes para resolver el problema de un cliente potencial y resaltar el valor comercial de esas funciones durante la demostración.

Mostrar demasiadas funciones a un cliente potencial no suele ser muy buena táctica, ya que puede abrumarlo y llegar a confundirlo. Basta con mostrar la forma de solucionar los problemas o tareas que más preocupan al cliente.

 

Construir relaciones sólidas y duraderas

Esta capacidad tan fundamental en la vida personal de cualquiera, también es de vital importancia en el mundo de las ventas. Tener la capacidad de saber construir y mantener una buena relación con nuestros clientes es esencial para construir una red sólida. Y es la buena relación con nuestros clientes, lo que nos va a ayudar a llegar a muchos más clientes potenciales.

¿Conoces la teoría de los “seis grados de separación”? Esta hablaba de que todos estamos conectados de una forma u otra, a través de nuestras redes sociales y conexiones indirectas entre amigos, compañeros y conocidos.

Por ejemplo, vamos a suponer que está quieres llegar hasta el responsable de compras en una gran empresa, pero no conoce a nadie que trabaje allí. Quizás un par de llamadas a tus contactos son suficientes para averiguar quién conoce a alguien que te pueda referenciar hacia tu objetivo. Llamando de parte de otra persona que es de su confianza, tendrás acceso a un nuevo cliente potencial.

 

Saber automotivarse

Por muy buen vendedor que seas, tienes que seguir trabajando para mejorar cada día. Siempre tienes que buscar la manera de desarrollar y mejorar tus habilidades, hacer mejores presentación y aprender más sobre los productos y servicios que vendes.

Todo vendedor sabe que en muchas ocasiones se tienen que enfrentar a momentos en los que se vende menos, sea por algún motivo, o simplemente una mala racha con los nuevos prospectos. Es en este momento cuando el profesional tiene que demostrar su fuera interior, para lograr la motivación de buscar una nueva venta con ilusión, después de haber recibido varios “no” seguidos.

 

Flexibilidad

Trabajar en ventas puede ser un poco complicado a veces. Las reuniones se cambian de hora o día, los clientes potenciales hacen preguntas que no están teníamos preparada, un ordenador que se cuelga en medio de una demostración, la mil cosas que pueden salir como no esperabamos…

¡Por este motivo la flexibilidad es crucial! Tienes que ser capaz de cambiar un plan en un abrir y cerrar de ojos, y siempre de manera positiva y constructiva. En lugar de enfrentarte a la situación con pánico o frustración, da un paso atrás un momento, respira un poco y trata de buscar la mejor solución o alternativa.

Dicho esto, ser flexible es genial, pero también es importante saber cuándo tenemos que decir que “no” para evitar la sobrecarga.

 

Saber gestionar tu tiempo

Saber administrar el tiempo significa que puede trabajar de manera más inteligente, y obtener más rendimiento con el mismo esfuerzo.

Por supuesto, cada día, semana o mes es diferente, pero si sabes priorizar y delegar tu trabajo de una manera efectiva, lo notaras en los resultados. Hoy en día hay muchas herramientas que pueden ayudarte con esto, pero al final, siempre es necesario ser disciplinado para llevarlo a cabo.

Saber distinguir entre las tareas prioritarias e importantes y relegar aquellas que no son tan urgentes, a la vez que evitamos distracciones, es fundamental para desarrollar nuestro trabajo de forma eficaz.

Habilidades básicas para un profesional de la venta

 

En este articulo hemos repasado algunas de las 10 habilidades de ventas esenciales, que cualquier comercial necesita dominar para tener éxito. Revisa tus propias habilidades de venta y descubre dónde puedes hacer alguna mejora.

No importa en qué nivel se encuentren tus destrezas como vendedor, tiene muchas formas y herramientas disponibles para continuar refinando tu proceso de venta y cerrar más contratos.

 

10 habilidades básicas para un profesional de la venta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies